Welink Builders Welink Builders
revise-propiedad-venderla-mejor

Haga que un profesional de la construcción revise su propiedad para venderla mejor

Welink Builders

Welink Builders

Muchas veces lo olvidamos, pero vender un inmueble conlleva una responsabilidad frente al comprador. Un propietario tiene la obligación de ofrecer un apartamento o una casa libre de defectos o de informar a su comprador de cualquier irregularidad. Para protegerse (pero también para vender mejor), descubra un enfoque poco común: la verificación de su propiedad por un profesional de la construcción.



¿Por qué revisar su propiedad?

Complete los diagnósticos inmobiliarios obligatorios

La compraventa de un inmueble va acompañada de una serie de diagnósticos técnicos de obligado cumplimiento al adquirente. Diagnóstico de rendimiento energético, detección de amianto, conformidad de la instalación eléctrica, verificación de la superficie habitable: todos estos documentos dan fe del estado de la propiedad en el momento de la venta según varios puntos de control esenciales.

 

Por otro lado, son relativamente específicos y ninguno de ellos se concentra en el edificio en sí. El estado de los suelos, la impermeabilización, la estructura portante o la presencia de humedad no se examinan antes de la venta. Los agentes inmobiliarios tienen algunos conocimientos técnicos a través de su experiencia, pero no están autorizados a producir conocimientos técnicos "oficiales".

 

Un control de preventa es similar a una inspección técnica de su propiedad que complementaría los estudios obligatorios. Por supuesto, este enfoque no se impone hasta la fecha y queda a iniciativa de un vendedor (o un comprador).

 

Evite cualquier riesgo de litigio

Un propietario está obligado a informar a su comprador de cualquier defecto o anomalía de la que tenga conocimiento antes de la venta de su propiedad. Algunas de estas anomalías pueden aparecer en los informes técnicos perceptivos, lo que demuestra que el comprador tenía pleno conocimiento de ellas en el momento de la firma del contrato de compraventa.

 

Sin embargo, pueden existir algunos defectos no visibles antes de la transacción sin el conocimiento del propietario. Es entonces difícil probar el desconocimiento de esta irregularidad si el comprador sufre daños o se ve obligado a realizar trabajos de reparación. Un informe de estudio completo proporcionado al comprador antes de la finalización de la transacción podría constituir una prueba irrefutable de la ausencia de defecto en el momento de la venta. O, en caso contrario, la prueba de que el futuro propietario conocía efectivamente los defectos antes de comprometerse a adquirir el inmueble.

 

Tranquilizar a los compradores potenciales

Adquirir una propiedad puede ser fuente de ansiedad, especialmente cuando se trata de una casa antigua para renovar. Muchos compradores que desean embarcarse en la renovación tienen, de hecho, pocos conocimientos técnicos en el momento de la compra de la propiedad. Por lo tanto, a menudo les resulta difícil posicionarse en una casa o un apartamento sin saber a qué limitaciones técnicas y presupuestarias se enfrentarán.

 

Un informe técnico y neutral sobre el estado real del inmueble en venta puede informarles con total transparencia y “empujarlos” a realizar una oferta de compra (en el caso de que el informe sea favorable claro).

 

¡Saber que la impermeabilización está en buenas condiciones, que no hay grandes problemas estructurales o que no es necesario reemplazar equipos costosos es una garantía segura de seguridad!

 

Mejor vende tu propiedad

Un vendedor propietario que afirma que su propiedad no tiene defectos a veces no es suficiente para inspirar confianza. Por desconfianza, o aprovechando la ausencia de un documento oficial como un diagnóstico, los compradores pueden verse tentados a negociar el precio de venta a la baja.

 

Un estudio objetivo realizado por un tercero da fe del estado de su propiedad (bueno o malo). En ausencia de una anomalía, puede utilizar este argumento para rechazar solicitudes de negociación y posiblemente justificar su precio. De lo contrario, puede ajustar su precio en consecuencia o iniciar trabajos de reparación según la magnitud del problema.

¿A quién contactar para que revisen su propiedad?

Un profesional de la construcción especializado

La primera posibilidad para que revisen su propiedad es contactar directamente a un profesional de la construcción (o varios, según la situación). Por ejemplo, si tienes alguna duda sobre el estado de tu techo, puedes contactar con un carpintero o un techador para realizar un diagnóstico. También tienes la opción de realizarte diagnósticos o pruebas complementarias para asegurar el estado de tu inmueble (diagnóstico de humedad o infiltraciones de aire para mejorar la estanqueidad de tu vivienda).

 

Si es necesario, si su propiedad requiere reparaciones, este profesional podrá enviarle un presupuesto. Entonces puede decidir realizar este trabajo usted mismo o enviar el presupuesto a su comprador, demostrando así que le ha informado de los defectos.

 

Atención, en ausencia de anomalía, es muy raro que un artesano le envíe un certificado comprometiéndose con su responsabilidad después de su visita.

 

Un inspector de edificios

El inspector de edificios es una profesión desconocida en el campo de la construcción. Interviene en muchas situaciones que requieren conocimientos sobre la conformidad de los edificios y el cumplimiento de las normas. Por tanto, la inspección de un inmueble antes de su venta entra dentro de su ámbito de competencia.

 

El inspector puede ser mandado por el vendedor, por el comprador o trabajar en sociedad con agencias inmobiliarias. Su misión es entonces controlar el inmueble en venta estudiando su cumplimiento de la normativa vigente y el estado de todas las obras que lo componen (estructura, aspecto exterior y equipamiento). Posiblemente pueda dar una opinión sobre la coherencia del precio de venta con el estado de la construcción. Por otro lado, su papel no es el de estimar el precio del trabajo de reparación.

 

Después de su visita, se envía al solicitante un informe de inspección detallado. Este documento enumera los defectos observados (independientemente de su importancia) según una lista de puntos de control preestablecidos. Tenga en cuenta que este documento es solo fáctico. Realiza un inventario objetivo de una obra en un momento dado (como un diagnóstico de amianto, por ejemplo). Los vendedores o compradores son entonces libres de realizar o no la obra, de comprar o no la propiedad.

 

Una oficina de diseño especializada

Otra posibilidad, que sigue siendo bastante rara, es llamar a una oficina de diseño especializada. Esta solución a menudo se considera si existe la sospecha de un problema estructural importante o si una propiedad tiene dificultades para encontrar un comprador.

 

Por ejemplo, si su DPE revela un rendimiento deficiente y este defecto representa un verdadero obstáculo para las ventas, es posible llamar a una oficina de diseño térmico. Este último podrá identificar los puntos débiles de su hogar y ofrecerle una lista de soluciones impactantes para la renovación energética de su propiedad. Por supuesto, este enfoque incurre en costos y solo debe considerarse si tiene dificultades para vender.

 

También existen oficinas de diseño acústico competentes para encontrar soluciones a una contaminación acústica importante (autopista, proximidad a un centro de ciudad concurrido o barrio ruidoso) o empresas especializadas en estructura que pueden informarle sobre la viabilidad de huecos en un muro de carga.

 

Última posibilidad: contactar con un arquitecto o interiorista. Si su propiedad es antigua y requiere una reforma importante, es posible que a sus compradores les resulte difícil proyectarse. Un estudio de viabilidad realizado por un arquitecto, acompañado de un presupuesto estimado podría desbloquear la situación y desencadenar una venta.

 

Un cheque previo a la venta, cualquiera que sea su naturaleza, suele ser beneficioso tanto para el vendedor como para el comprador. El primero se beneficia de la tranquilidad ya que tiene la certeza de que toda la información relativa a su propiedad se transmite efectivamente al comprador, sin riesgo de litigios posteriores. El comprador, por su parte, dispone de todos los elementos imprescindibles para su toma de decisión y puede comprometerse con la compra de un inmueble con tranquilidad, sin correr el riesgo de sorpresas desagradables.

¿Eres un profesional de la construcción?

Regístrate en la primera comunidad creada exclusivamente para profesionales de la renovación y clientes