Welink Builders Welink Builders
10-plantas-interior

10 plantas de interior para tener en tu casa

Welink Builders

Welink Builders

El mundo vegetal nunca ha estado tan presente en nuestros interiores. Papeles pintados, carteles, mantelería o incluso papelería: todos los objetos cotidianos tienen derecho a su toque verde. ¡Déjate tentar por esta tendencia adoptando estas 10 plantas de interior (reales) decorativas y fáciles de mantener!

 

1. La Palma Kentia

La locura por las palmeras en la decoración de interiores no decae. Siguen siendo una gran tendencia floral para 2022. Entre ellas, la kentia se adapta especialmente bien a nuestros interiores porque no soporta el frío y requiere protección de la luz solar directa. De ahí su apodo bastante explícito: ¡la palmera de interior!

 

También es muy decorativa gracias a su largo follaje verde. Bien expuesto y bien mantenido, puede alcanzar una altura de 2 metros. Suficiente para vestir un salón o una entrada en un abrir y cerrar de ojos.

 

Para ver florecer su kentia de la mejor manera, opte por una ubicación muy luminosa y deje que el suelo se seque entre dos riegos.

 

2. Yuca

La yuca es una planta suculenta originaria de América Central que es muy popular por su apariencia exótica y su facilidad de mantenimiento. También es una de las plantas de interior más vendidas. Al igual que la kentia, aprecia los climas templados y, por lo tanto, crece muy bien en interiores.

 

Por el lado lateral, las hojas de la yuca crecen en penachos sobre un solo tronco o sobre varios troncos según la especie elegida. Las hojas son gruesas, fuertes y tienen un extremo puntiagudo.

 

El crecimiento de la yuca en maceta es bastante lento pero aún puede alcanzar hasta 3 metros. Tenga en cuenta, sin embargo, que la floración es bastante rara en interiores.

 

La yuca crece naturalmente al sol en zonas áridas o tierras pobres. En macetas, prefiera un lugar luminoso y espere hasta que la tierra esté seca antes de volver a regar (alrededor de dos veces al mes en invierno y cada semana en verano). Un mantenimiento relativamente simple si no tienes un pulgar verde.

 

3. La Ceropegia (o la cadena de corazones)

Delicada y estética, la ceropegia es una planta suculenta menos conocida que las anteriores, con un aspecto original. Apodada "cadena de corazones" por su follaje plateado jaspeado en forma de pequeños corazones, tiene largos tallos colgantes que pueden medir hasta 2,50 metros de largo.

 

Para vestir tus paredes o tus muebles, no dudes en colgarlo en un cesto o en una estantería. La ceropegia es una decoración refinada por sí sola. Instalado en una oficina o sala de estar luminosa, puede disfrutar regularmente de su hermoso follaje que cae.

 

Otra ventaja: ¡esta planta es fácil de mantener! Es por tanto ideal si dispones de poco tiempo para dedicarlo al cuidado de tus plantas. Colocado en un lugar muy luminoso, se aclimata muy bien a la temperatura ambiente interior. Solo recuerde drenar el fondo del recipiente para evitar la humedad estancada, luego riegue con moderación (aproximadamente cada 10 días durante el período de crecimiento).

 

4. Los ficus

Atemporal, el ficus sigue siendo un clásico muy apreciado. Si es tan atractiva es por su facilidad de mantenimiento y su follaje verde brillo muy decorativo.

 

Capaz de alcanzar hasta 3 metros cuando se trasplanta regularmente (cada 2 o 3 años), su hábito natural es suficiente para embellecer una habitación sin tener que multiplicar las plantas.

 

Su crecimiento está particularmente adaptado a las temperaturas interiores ya que prospera en una atmósfera entre 18 y 22°C (pero evita bajar de los 15°C). Elija una ubicación cerca de una ventana y evite las corrientes de aire tanto como sea posible.

 

El ficus tiene muchas variedades diferentes con varios follajes. No dudes en informarte con más detalle para elegir el que mejor se adapte a tus gustos o para combinar distintas especies y perfeccionar tu decoración.

 

5. Hiedra: resistente y decorativa

La vemos muy a menudo sin prestarle atención por fuera y la olvidamos para embellecer su interior: ¡la hiedra lo tiene todo para complacer!

 

Ultrarresistente, se adapta a todo tipo de estancias: luminosas o no, cálidas o frescas e incluso resiste corrientes de aire. Por lo tanto, puede instalarlo en una entrada, una oficina o incluso en el baño.

 

Su porte naturalmente colgante y sus grandes hojas de color verde intenso la convierten en una planta sumamente estética que combina bien con las decoraciones más abundantes (tipo urban jungle). ¡Suficiente para vestir tus paredes de manera efectiva y sin esfuerzo!

 

6. La dipladenia: flores abundantes

La dipladenia es cada vez más popular para decorar un jardín o una sala de estar. Sus principales virtudes: abundante floración de vivos colores (rojo, rosa, blanco o amarillo) y rápido crecimiento. Es por tanto una planta de interior ideal para alegrar una decoración.

 

Al no tolerar temperaturas inferiores a 0°C, a la dipladenia le gusta el interior (o al menos durante los meses de invierno), en un ambiente muy luminoso. Solo recuerda guiar su desarrollo con uno o más tutores (es una perenne trepadora) y regarla suficientemente en verano. Como la mayoría de las plantas de interior, la dipladenia no tolera la humedad estancada en las raíces. Por lo tanto, un buen drenaje es esencial.

 

7. Spathiphyllum: follaje abundante

También llamado flor de luna, el spathiphyllum es una planta de interior poética, con una apariencia exótica y abundante follaje. Su rápido crecimiento y su largo período de floración la convierten en una planta popular para los jardineros novatos. Acostumbrada a climas cálidos y húmedos, a la flor de luna le gustan los ambientes interiores (entre 19 y 22°C).

 

Para ver que aparecen nuevas hojas regularmente, mantenga su spathiphyllum en un lugar brillante lejos de la luz solar directa. No dudes en rociar agua sobre su follaje en verano para reproducir sus condiciones naturales de evolución.

 

8. El Caladium: follaje colorido

El caladium es una de las plantas de interior más gráficas de nuestra selección. Sus hojas anchas y acorazonadas ofrecen vetas teñidas de rosa, blanco o rojo según la variedad elegida. Un toque de originalidad del efecto más bello que alegrará su interior con sencillez.

 

Durante su período de crecimiento, el caladium necesita un buen riego. Por lo tanto, el suelo debe mantenerse húmedo en primavera y verano para un buen desarrollo. También puedes espolvorear las hojas regularmente para dejarlas respirar o rociarlas para replicar el ambiente húmedo que tanto disfrutan.

 

Asociado a un recipiente tan decorativo como su follaje, puedes instalar el caladium en todas las estancias de la casa siempre que sean luminosas. Un baño con ventana, por ejemplo, es una situación ideal.

 

9. La orquídea: el clásico

Bien conocida por todos, la orquídea es una de las plantas de interior más vendidas y más ofrecidas. Tiene multitud de variedades de todos los tamaños y sus coloridas flores de aspecto tropical van bien con todos los estilos de interior.

 

La orquídea es la planta más frágil de nuestra selección. Su mantenimiento no es complejo pero requiere más atención que otras especies. La principal dificultad es, en particular, hacer que una orquídea vuelva a florecer de un año a otro.

 

El riego consiste en dejar en remojo el recipiente durante unos quince minutos y luego escurrirlo para evitar que se pudran las raíces.

 

Otro consejo: deja crecer tu orquídea en una maceta transparente fuera de los períodos de floración para que las raíces florezcan.

 

10. Suculentas

Las suculentas son suculentas con una gran capacidad para almacenar agua. Evolucionan naturalmente en ambientes pobres y áridos. Por lo tanto, su mantenimiento es mínimo: poco riego, sin poda ni trasplante, sin fertilizante, ¡pero ligero!

 

A menudo de pequeño tamaño y con formas gráficas, las suculentas son muy populares en decoración porque se adaptan a todos los estilos de recipientes: desde los más minimalistas y en miniatura hasta las composiciones más extensas, incluidos los terrarios. Se adaptan perfectamente a todo tipo de ambientes y aportan el toque final a un diseño de interiores. Por ejemplo, agregue grava decorativa, musgo o mezcle varias variedades de plantas suculentas para lograr un aspecto geométrico y estético.

 

Último consejo: no dudes en sacar tus suculentas al balcón o al jardín en verano para disfrutar de los rayos del sol. Sus colores solo serán más vibrantes.

¿Eres un profesional de la construcción?

Regístrate en la primera comunidad creada exclusivamente para profesionales de la renovación y clientes